JESÚS DE NAZARET, ¿UN ENIGMA HISTÓRICO?

La respuesta a esta cuestión es relativamente sencilla: sí lo es para una “investigación” estrictamente confesional, es decir, sujeta a unos límites precisos y a mil aporías debido a una construcción dogmática de siglos, de la cual no es posible evadirse sin ser considerado “heterodoxo”. No lo es, si el investigador intenta ser independiente, no militante; si procura no estar sujeto a ningún a priori, sino abierto a todos los posibles resultados una vez que ha aplicado, con diligencia y honestidad, a los documentos de la época que hablan fehacientemente de Jesús, un método de investigación histórica probado por siglos en otros autores de la antigüedad.

Antonio Piñero

Continúa leyendo este artículo al completo en:


Número 1 Julio 2017
Dosier: Antes del Big Bang